viernes, 19 de febrero de 2016

LA GRAN ESPERANZA

No lo miras a los ojos, sueltas el crochet, por qué lo llamarán ring, piensas, si es un salón cuadrado de baile, mientras, cae sobre ti una lluvia de golpes, un uppercut directo a la mandíbula, salvaje, chilla una voz de mujer teñida de platino, lo esquivas pero su cuerpo te cae encima, te abrazas a su cuello, sujetas sus brazos, es una danza de sudor y sangre, el protector se desplaza dentro de tu boca, el público grita levantándose de sus asientos, soltando puñetazos simulados en las gradas oscuras, con la fiebre de asesinos que han pagado su entrada, el brazo del árbitro separándote, tiras una derecha, esta vez no la ha visto llegar, mueves los pies, levantas la defensa, es como golpear una montaña, el sonido de la campana te taladra los oídos, te abrazas a tu rival, el árbitro os empuja, hacia el rincón, oyes que dice, suena su voz como un trueno, no como la del segundo, que te susurra, acuérdate de que es en el cuarto, en el próximo, la toalla remojada te empapa la cara, los ojos, los hombros, bebes agua, escupes un cuajo de vísceras en un cubo,

no te acerques demasiado, y sobre todo, cuando caigas que tu culo no se levante, ya no sabes quién es tu enemigo, el que susurra tan cerca, pegajoso y húmedo, el público que muestra su cara feroz y cruel, o el otro, que es como tú, un escorpión letal, dos señoritas pasean el cartel con el número cuatro, cierras el puño dentro del guante, como un martillo, nada parecido al martillo que golpea el metal, segundos fuera, aún tiene tiempo de abrirte el pantalón, de darte aire, y de llevarse la banqueta resoplando como un búfalo herido, te agarras a las cuerdas para impulsarte, te golpeas el pecho, invitando al espectro de pantalón rojo fuego que te mira con la mirada perdida y gris y te golpea, entre la oreja y el hombro, en el cuello, no puedes decir que es un marrullero, porque eso también lo has hecho tú, sueltas la derecha hacia su estómago, sientes cómo se encoge, un uno-dos, arriba y abajo de nuevo, le cierras el ojo izquierdo, oyes los gritos pidiendo más sangre, miras alrededor por la rendija del ojo izquierdo, también tú tienes un ojo cerrado, y el golpe te viene, flojo, por el lado ciego, sobre la sien, te cubres la cabeza, y entonces te cae una lluvia de golpes en el vientre y arriba, echas los brazos al vacío, y el golpe final, el gancho de izquierda, ya no lo sientes, ni en las costillas ni en los huesos, tus rodillas se doblan, no ves al árbitro sujetando al toro negro, besas la lona con la mirada extraviada, y no oyes el

UNO…, hay una playa, donde jugabas de niño, buscas cualquier cosa para ser el jefe de la pandilla, un corcho, un pez muerto, o una espada de madera
DOS…, los besos en la lona no son tan cálidos como los de la mujer que besaste por primera vez, aunque también cerró sus ojos
TRES…, tu padre te va a llevar al circo, este año trae un montón de atracciones, leones, forzudos y payasos
CUATRO…, se abre una puerta, o una ventana, un rayo de luz te ilumina desgarrando las telarañas de tu ojo sano y con el guante te sujetas a la cuerda y al mundo
CINCO…, el tiempo se ha detenido y tu corazón golpea bum, bum, bum en las ramas de tu cerebro
SEIS…, te pones de rodillas, notas cientos de miradas extasiadas como agujas clavándose en tu espalda, y ves la cara de tu manager a punto de arrojar la toalla
SIETE…, un hálito infernal te sube por las entrañas, con regusto a hot dogs y patatas fritas, y sin embargo, con el alma surcada de cicatrices aún te crees capaz de sonreír
OCHO…, en la playa desierta una gaviota escarba y picotea, parecen los restos de un animal, el ave se espanta cuando me acerco, y el animal parece un trozo de cartón con restos de algas enmarañadas, y sus cuencas vacías te miran, te reconocen y te sonríen
y…, te levantas

No hay comentarios:

Publicar un comentario